jeronimo centurion Portada » Póker político

Póker político

  • por
jeronimo centurion - jugando poker

Todo parece indicar que el presidente Castillo ha comenzado la partida de ajedrez o de póker que es para él la política peruana, de manera agresiva. Arriesgando o blufeando con un alfil como Bellido. Alguien que, bajo ninguna circunstancia, generará los consensos prometidos y la tranquilidad que la mayoría de la población espera. Eso lo sabía.

A estas alturas queda claro que el Jefe de Estado no juega solo. La influencia de Cerrón no solo es evidente para los interesados en política. Según la última encuesta de Ipsos, (la misma que proyectó la victoria de Castillo apenas culminó la segunda vuelta) el 59 por ciento de peruanos cree que es Cerrón el principal responsable de la confección del gabinete y un 84 % cree que es una mala influencia.

Esta jugada responde a la inexperiencia presidencial. Cerrón no tiene un pelo de tonto y en la batalla que busca librar contra el Congreso, ese movimiento no parece del todo descabellado.

El 23 de agosto se presentará ante el Congreso el gabinete Bellido. Si le niegan la confianza, el ejecutivo estará a un paso (es decir, a una nueva denegación de confianza) para poder cerrar el parlamento, que es lo que quiere Cerrón. Si, por el contrario, Bellido obtiene la confianza, también gana Cerrón.

¿Debería el parlamento darle la confianza a Bellido? El gabinete necesita recomponerse. Hay ministros cuya falta de experiencia ponen al gobierno al filo de un escándalo de corrupción, lo que sería un golpe muy duro para todo el país, sobre todo para los más pobres.

Bellido es una bombita de tiempo. No porque sea comunista, no pro terrorista ni pro chavista. Tampoco porque sea un corrupto. La fiscalía se equivoca al mediatizar sus investigaciones con títulos como “banda criminal” o “lavado de activos” sin poder, hasta el momento, lograr ni una sola sentencia. Ni una.

Bellido es peligroso por su arrogancia, su piconería y la poca capacidad vista para poder negociar. Parece perfecto, para la confrontación y el escándalo.  Parece perfecto para la jugada “maestra” del el ejecutivo, la de confrontar, la de polarizar para ganar.

Pero tanto la dupla Castillo – Cerrón, como los parlamentarios que, desde el primer día, piden de manera irresponsable la vacancia presidencial, se olvidan de lo más importante: la gente.

La mayoría de peruanos y peruanas quiere un cambio, en especial un cambio en el modelo económico. Según Ipsos, 54 por ciento quiere un cambio moderado y un importante 32 % un cambio radical. Solo un 11 por ciento cree que el modelo económico no debe cambiar.

Sí algo representan estas jugaditas, de un lado y de otro, es todo menos un cambio. Esta confrontación no solo es una película repetida. Si no una falta indignante de respeto a la gran mayoría de peruanos que sigue golpeada por los efectos sanitarios y económicos de una pandemia que no se irá en el corto plazo.

Castillo es presidente por la gente, los parlamentarios le deben su curul (y su sueldo) a la gente. Si creen que esta pelea es entre ellos, se equivocan radicalmente. Ganará quien comience a escuchar más a la ciudadanía que busca empleo, salud, tranquilidad, confianza y comience a trabajar en esa dirección. De lo contrario, perderán ambos.

Escrito por: jeronimo centurion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *