Cuarentena en Perú: Más improvisación

Se veía venir. La curva crecía sostenidamente. Los infectados se multiplicaban no solo en nuestras redes virtuales. También entre nuestros amigos y vecinos reales. Igual que los muertos. Mi vecino, Guillermo, dejó este mundo el viernes. No sé cómo se contagió, pero creo que, de haberse tomado estas medidas un poco antes, a lo mejor seguiría dando vueltas en la quinta.

Mientras la ola crecía, miles de personas seguían reuniéndose. No sólo en navidad y año nuevo. En todo el Perú las reuniones y fiestas clandestinas se multiplicaban. Es una pena reconocerlo, pero no somos una sociedad madura. Necesitamos reglas claras, mensajes directos y, hasta la noche del martes, el gobierno de Sagasti carecía de rumbo. Su ministro de economía se resistía a llamarle segunda ola a la segunda ola. Hasta que el Tsunami comenzó a colapsar los hospitales de todo el país y decenas de personas morían en los pasillos por falta de camas UCI y oxígeno.

La cuarentena y el confinamiento eran indispensables. Impostergables. Se caían de maduras. Pero, luego de 10 de meses de pandemia, y de haber analizado lo que sucede en el mundo y lo que ocurrió aquí, en el Perú, durante el gobierno de Vizcarra, es urgente que se rescate lo bueno y que no se repita lo malo.

Es vital que esta cuarentena se complemente con otras medidas que la hagan viable, posible.

No solo un bono focalizado y/o un sistema de reparto de víveres. También suspender, a quienes no puedan pagar, el cobro de deudas y servicios. ¿Si la gente no trabaja como va a pagar sus deudas?

No todos los peruanos tienen ahorros y hacen home office. La gran mayoría vive el día a día. ¿Qué mensaje le vamos a dar a los peruanos que deben trabajar para alimentar a sus familias?

¿Queremos empujar a millones de familias a decidir entre infectarse o morir de hambre?

Estos diez meses han sido muy duros para todos, pero muchos la han pasado aún peor.

La imposibilidad de millones de personas de acatar estas medidas no solo podría poner en jaque al gobierno, sino que podría afectar la gobernabilidad y de paso, la salud de todos.

Escrito por: Jeronimo Centurion

Esta entrada fue publicada en opinión por jeronimo centurion. Guarda el enlace permanente.

Acerca de jeronimo centurion

Jerónimo Centurión es un periodista de 48 años, ubicado en Lima Perú, comenzó su carrera a través del periodismo radial en 1994. Mientras estaba en el cuarto año de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Federico Villarreal, para posteriormente comenzar a practicar como redactor en el diario La República

2 comentarios en “Cuarentena en Perú: Más improvisación

  1. Me parece de suma importancia el mensaje q transmites. Cierre de todo, pero que del ingreso económico de la población …….. no tan solo para comida sino tb para poder enfrentar deudas.

  2. Se necesita, a nivel mundial, formas de castigo, financiales y corporales, que dejen sin duda, el empeño de la responsable parte de la humanidad en eliminar este virus. El ser humano comun (Idiotus Huevadus) no sabe escarmentar con falta temor y seriedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *