jeronimo centurion Portada » Campaña congelada

Campaña congelada

  • por
elecciones

Congelada porque el ánimo de la mayoría no está para promesas, discursos repetidos e intentos fallidos de llamar la atención. Hace un par de meses algunos peruanos se sintieron ligeramente atraídos hacia una candidatura y hoy, no hay nada ni nadie en el escenario que los haga cambiar sustancialmente de atención. La foto es básicamente la misma. Pero, sobretodo, no hay interés en escuchar más de lo mismo.

Con la segunda ola encima, la sensación que nos me invade es la de frustración e indignación.

¿Por qué diablos no nos preparamos mejor para este nuevo escenario? Bastaba mirar un poco el mundo, bastaba con leer o escuchar lo que decenas de especialistas alertaban.

Pero la criminal costumbre peruana de dejar todo para el último instante comienza a estrellarse, nuevamente, en nuestros rostros y de la peor manera.

Hace medio año criticamos la falta de inversión histórica en salud. Diez meses después, no tenemos excusa para no haber previsto este escenario y no haber actuado a tiempo. Es un macabro déjá vu: camas UCI colapsadas, mercado negro del oxígeno, falta de claridad sobre el rol de las clínicas privadas, ninguna campaña efectiva de comunicación.

Mientras en el gobierno no deciden si llamar a este incremento de infectados, afectados y fallecidos, segunda ola o rebrote, lo concreto es que la curva no para de crecer y las elecciones ocurrirán en pleno pico.

El jefe de la ONPE ha dicho que se incrementarán los locales y se extenderá el horario de votación: el 11 de abril podremos votar de 7 a.m. a 9 p.m. Importante y pertinente. Pero, ante la sensación de colapso social, físico y mental, podríamos ir un paso más allá.

¿Por qué no extender el plazo hasta la medianoche o hasta las 7 de la mañana del día siguiente?

No sólo eso. Para evitar colas y aglomeraciones en el uso del transporte público, por qué no organizamos un sistema de turnos. Esto podría hacerse mediante una app para los lugares donde hay buena conexión a internet, pero también mediante llamadas telefónicas.

Un poco de creatividad es lo mínimo que se le puede pedir al gobierno luego del colapso que comenzamos a enfrentar. Lo mismo a los partidos, que parecen estar ajenos a esta terrible realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *